¿Sabías que existe una serie de actividades que las tiendas de retail deben cumplir a diario y en horarios determinados? Es más, ¿sabías que su ejecución es tan importante que el hecho de no cumplirlas puede resultar en una serie de alteraciones en el funcionamiento de la tienda?
Eres un comprador, estás apurado porque debes llegar a tu oficina, pero tienes unos minutos para parar en una tienda, comprar un café y algo para comer. Te sorprende que al entrar al lugar, hay un ambiente muy desagradable. Te demoras pocos segundos en darte cuenta que aunque todo en el barrio ya está en funcionamiento, en la tienda a la que accediste, recién se están limpiando los baños y los refrigeradores de bebidas están apagados. Algo está funcionando mal acá piensas y te vas.
¿Qué pasa contigo como consumidor? Probablemente no regreses al lugar en un buen rato.
Ahora bien, ¿qué pasa con esa tienda y su administración? Quizás haya una descoordinación entre las tareas asignadas a desarrollar a primera hora de la mañana, previo a la apertura a público. Y como pasa casi siempre, las tareas que deben hacer “todos” terminan no siendo realizadas pues no se determinan responsables finales.
Si extrapolamos esta situación y nos ponemos a pensar, ¿qué pasa con aquellos productos que deben cumplir con una estricta cadena de frío? ¿qué garantía de calidad te puede ofrecer el local? Es complejo, ¿verdad?


La importancia de las tareas críticas se centra en lo siguiente:

  • Aseguran el funcionamiento de la tienda.
  • Coordinación de turnos y asignación de responsabilidades.

Ejecución de misiones diarias

Para lograr la coordinación y el correcto funcionamiento de la tienda en horas de alto flujo de clientes, el apoyo de la tecnología es esencial.
Según un estudio publicado en marzo de este año, realizado por la consultora McKinsey and Company, “las nuevas técnicas de automatización pueden ser el primer paso hacia un rediseño continuo de operaciones críticas”.
La idea es que se cree un círculo virtuoso donde se genere una conversión de operaciones a tecnología, según el paper, los líderes de operaciones podrían generar una reducción de costos de hasta 60%, logrando, además incrementos al momento de medir puntualidad y calidad de servicio.
¿Con qué contamos para la optimización de estos procesos críticos?
Usualmente, para la medición de las actividades críticas se usan formularios físicos, asignación de tareas u organización a través de listas, sin embargo, esto no resuelve que las ocupaciones cotidianas se hagan al momento indicado, por lo tanto, de todas formas se abre un gap. O directamente se espera que los jefes de tienda logren «sobre la marcha» ordenar que todos estén haciendo lo que corresponda.
Frogmi posee una funcionalidad para que todas las actividades críticas, como que los refrigeradores estén a la temperatura exacta para las bebidas, se activen las cajas registradoras y se haga el aseo de la tienda y los baños, se programen en horarios determinados que no dificulten la experiencia del cliente.
Storework aumenta la productividad, identificando dificultades en tiempo real y entregando soluciones a tiempo. Además, permite hacer un comparativo entre distintas sucursales y construir objetivos de medición.
Si después de leer esto crees que tiene un problema de productividad en tu organización, agenda hoy un call o videollamada para que el equipo Frogmi te ayude a hacer de la tecnología tu aliado, mejorando la comunicación y rendimiento en tu empresa.